Convierte tu jardín tradicional en un xerojardín

Para muchas personas es difícil mantener su jardín con colores brillantes por el simple hecho de que no pueden con el gasto del agua, pero existen diversos tipos de jardines entre los cuales se encuentra el xerojardín.

¿Qué es un xerojardín?

Son jardines que tienen un bajo consumo de agua, pues consume una cuarta parte de riego que consumen los jardines convencionales. Sin duda es una opción muy ecológica.

Lo primero que se debe saber para hacer un xerojardín es que la temperatura influye mucho, pues las plantas que se utilizan en este tipo de jardín están adaptadas a climas secos y requieren de temperaturas elevadas para su desarrollo. Sin embargo, también se pueden construir dentro de invernaderos.

También se debe ser muy ordenado a la hora de colocar las plantas, pues cada tipo de mata tiene patrones de riego diferentes. Por eso se recomienda dividir el jardín en tres niveles, uno de zona seca, otra de zona de riego moderado y el siguiente de zona húmeda. En la zona seca se debe colocar los tipos de plantas más duras, aquellas que necesiten menos agua durante el año, plantas que aguantan las sequías sin problemas, la zona de riego moderado tendrá un poco más de agua, sobre todo al principio, cuando las plantas necesiten ayuda para extenderse rápidamente y finalmente, en la zona húmeda donde el riego será mayor, esta zona será la más pequeña.

Las plantas más utilizadas en los xerojardines son: cipreses, magnolios, tomillo, cactus, caléndulas, pensamientos, cinamomos, romero, almendros, adelfa, estragón, hibisco, manzanilla común, lavanda, madreselva o enebro, entre otros.

Con base a la información de: www.plantas.facilisimo.com

Publicar un comentario