Recomendaciones para incrementar el valor de tu hogar

Realizar modificaciones en tu hogar puede resultar una decisión inteligente a la hora de obtener mayor cantidad de dinero a la hora de vender tu vivienda. Con tan solo una pequeña inversión, es posible mejorar el atractivo y la calidad para el disfrute de la familia o de una futura venta.

En este proceso, existen dos aspectos que son primordiales para que la propiedad mantenga su valor o incluso lo incremente con el paso de los años: el mantenimiento y la decoración. Cada casa o apartamento es una estructura que comprende instalaciones eléctricas, de gas o de agua, por lo que requieren una intervención oportuna.

Con respecto a la decoración, esta representa una de las mejores armas para revalorizarla, ya que siempre existen oportunidades para transformar un espacio aburrido en uno lleno de vida, colores y nuevos aires para el hogar.

Recuerda que una propiedad no necesariamente es una cuestión que se relaciona con la venta. También puede referirse a un aspecto de comodidad y gusto de cada propietario.

Una tendencia muy habitual es que se dejen para más adelante las pequeñas reparaciones que no sean urgentes. Sin embargo, al prolongar en el tiempo el arreglo, la situación puede empeorar, lo que generará un mantenimiento mayor con las consideraciones económicas que eso implica.

No se trata solo de la mala estética que representa una lámpara rota, un cable descolgado, un enchufe mal instalado o una pared con humedad; la idea es considerar los factores de riesgo para garantizar la seguridad en la vivienda y su mantenimiento en el tiempo.

La humedad está considerada por los especialistas como uno de los mayores enemigos en el hogar. La recomendación es que, una vez detectada, se busque ayuda profesional para resolver el problema, ya que convivir en una propiedad con humedad puede convertirse en una pesadilla.

Para revalorizar una vivienda también se pueden considerar diversos aspectos, que incluyen la decoración, una reforma o realizar una restauración.

En relación al primero, este se refiere a todas las ideas que involucren pintura, la disposición de los muebles, la iluminación y el aprovechamiento de los espacios exteriores, como las terrazas o el jardín.

Recuerda que cada vivienda es diferente, por lo que cada decoración debe ajustarse a los espacios del hogar a intervenir. Mientras que, en cuanto a las reformas, estas pasan por añadir o quitar dormitorios, baños, eliminar tabiques o pilares innecesarios, cambiar puertas, ventanas o armarios empotrados.

Sin duda, una pequeña modificación estética en lugares claves del hogar le dará mucho más valor a tu inmueble y permitirá un mayor rendimiento de la propiedad en cualquier proceso de compra-venta.

¿Quieres conocer más sobre cómo darle mayor valor a tu hogar? Contáctanos y nuestro equipo de asesores se pondrá gustosamente en contacto contigo.

Para más información sobre el mundo de los bienes raíces, síguenos en Facebook y Twitter.

Redacción Inmobilia 2017

Fuente: Publímetro

Publicar un comentario