Si estás pensando en vender tu casa, es necesario que sepas que existen algunas pequeñas reformas infalibles que pueden incrementar las probabilidades de vender tu vivienda a un precio de hasta 20% adicional.

Siguiendo estas recomendaciones, puedes lograr que tu inmueble aumente su cotización hasta un 15%. Solo debes conocer tu presupuesto y saber cómo aplicarlo.

Una buena forma de invertir es mediante la integración de espacios. Por ejemplo, si el salón y el comedor están divididos, resulta una buena idea unirlos.

También es clave agregar vestidores en los dormitorios y, de ser posible, baño en la habitación. Estas reformas pueden incrementar el precio de la propiedad hasta un 25%.

Algo que también suma es ampliar las habitaciones eliminando los pasillos y aumentar el espacio de almacenaje construyendo armarios empotrados en huecos vacíos.

Renovación de pisos. La piedra angular

Pasar lija y barniz en los pisos de madera antiguos que puedan restaurarse. En caso de cambiarlos, colocar pisos flotantes es una buena opción. Para pisos de mármol, empastar y pulir; y en los pisos integrados por cerámicas repasar juntas y sustituir las piezas rotas.

Cocina y baño nuevos:

Este sector de la casa puede inclinar la decisión de un posible comprador a favor o en contra según las condiciones en las que se encuentren. Un baño y una cocina bien cuidados hacen que el valor de la vivienda suba.

En el baño, actualizar las instalaciones de agua es básico, igual que sustituir sanitarios por otros más nuevos. Para los cambios en la cocina se recomienda cambiar los azulejos de las paredes, renovar los muebles y la iluminación. Y lo que más valor agregado le va a sumar es abrir la cocina a la sala por completo.

Pintura. El punto final:

Toda casa necesita con frecuencia una serie de reformas indispensables si se piensa vender. Esto incluye darle una mano de pintura a la vivienda para causar una buena primera impresión. Para ello, debes tener en cuenta que un potencial comprador se decide por una vivienda durante los primeros siete segundos que pasa en ella.

Una buena idea es pintar con colores neutros que aporten calidez y sean impersonales. Usar pinturas minerales (silicato, cal, arcilla o grafeno), que regulan la humedad, resisten los hongos, absorben mejor los olores y ayudan a disipar la contaminación electroestática (causada por electrodomésticos que ionizan el aire).

Sin duda, si sigues estas recomendaciones podrás revalorizar tu vivienda y obtener mucho más dinero por la venta de tu inmueble.

Para más información sobre el mundo de los bienes raíces, síguenos en Facebook y Twitter.

Redacción Inmobilia 2017

Fuente: El periódico del Azulejo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here