La compra de su próxima vivienda puede ser la inversión más importante de su vida.

Esta operación supondrá un impacto muy importante en su economía doméstica y representará la mayoría de su patrimonio neto durante muchos años. Por esta razón es necesario saber que es una compra que no se puede realizar sin el debido análisis; el tipo de vivienda, su ubicación y entorno también influirán en su estilo de vida. Y la primera decisión que debe tomar es si se encuentra en el momento adecuado para comprar su casa.

Decidir si comprar o alquilar

Es cierto que comprar una vivienda conlleva muchas ventajas. Una de ellas se basa en que es una buena inversión a largo plazo, a futuro poseerá un bien que vale mucho dinero. En caso de finalizar su pago hipotecario podrá a partir de entonces, evitar gastos en cuotas, en alquileres y, si es necesario, podrá utilizar la vivienda para financiar algún otro gasto importante. Por otro lado, una vivienda propia ata mucho a sus dueños. No se contará con la misma libertad si tiene que cambiar de residencia por razones familiares o laborales.

En cuanto al alquiler también se cuenta con varias ventajas. Ser propietario supone, una serie de gastos que ni se recuperan ni aportan ninguna ventaja fiscal. Seguros de hogar, impuestos, mantenimiento y gastos de comunidad representan importantes desembolsos a los que está obligado el dueño. Cuando se vive de alquiler, estos gastos suelen cubrirlos los propietarios, comprar una casa siempre tiene más gastos.

¿Cuánto tiempo piensa vivir allí?

Lo ideal al momento de tomar una decisión de residencia es permanecer en él durante mucho tiempo y establecer un hogar perdurable. Por lo que es una decisión importante en la que se debe considerar si la inversión vale la pena. De igual forma al momento de alquilar se cuenta con un tiempo estimado que permitirá tener en claro su financiamiento y medirlo en relación al tiempo que resida en el inmueble y sus decisiones de inversión futuras.

Los gastos totales de la operación de compra suponen, en promedio, alrededor del 10% del importe financiado en gastos no recuperables. Así que debe tener en cuenta que estos gastos se pagan en el momento de formalizar el préstamo, independientemente de si se va a quedar en la casa durante un año o treinta.

Saber si puede permitírselo en este momento

Aunque parezca obvio, antes que nada debe saber si cuenta con los ahorros suficientes para adquirir una vivienda. Muchos se limitan a calcular la cuota del financiamiento hipotecario y se olvidan de que es necesaria una buena cantidad de dinero. Para mucha gente, el pago de la entrada inicial, y no la cuota mensual, es el mayor obstáculo para adquirir una vivienda. Recuerda que debes modificar tu presupuesto, una parte será destinada a la inversión de tu casa.

Sin embargo, debes ser realista y ajustar tus sueños a tu capacidad de pago, si lo que puedes comprar no es lo que visualizaste piensa en que podría ser tu primera casa y después tendrás la capacidad de adquirir una acorde a lo que pensaste en un principio. Si no se trata de la primera vez que compra una vivienda habitual, sino que ya tiene otra casa para vender, los ingresos de esta venta probablemente cubran el capital inicial necesario, siempre que logre venderla antes de comprar la nueva.

Fuente: Finanzas para todos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here